Sep 22, 2014
Home| Tools| Events| Blogs| Discussions Sign UpLogin

Lecciones aprendidas sobre la paratuberculosis

March 2, 2011
By: Jim Dickrell, Dairy Today Editor
 
 

Un proyecto de cooperación entre productores lecheros de Michigan, instituciones educativas y el gobierno, provee lecciones practicas para el control de la Paratuberculosis (o Enfermedad de Johne).

El estado recientemente presentó un resumen de los resultados obtenidos en ocho granjas lecheras comerciales. Junto con los productores lecheros participaron en el trabajo la Universidad del Estado de Michigan, la Facultad de Medicina Veterinaria de Michigan, el equipo de extensión de Michigan, el Departamento de Agricultura de Michigan y el Departamento de Agricultura de los EEUU (USDA).

Debajo se resumen los resultados de algunas de las granjas del estudio:

La granja Buning Dairy tuvo una alta tasa de rechazos, un 42% a finales de los 1990s. Una vez que se confirmó la Paratuberculosis, los productores pensaron que dicha enfermedad fue probablemente la culpable de las altas tasas de rechazos.

"Mirando hacia atrás asumimos que la tasa de infección en nuestra granja era alta, probablemente tanto como un 20 por ciento" dice Norm Buning.

La finca ordeña 300 vacas y el hato esta produciendo en promedio 28,800 lb. de leche. Los Bunings alojaban a las becerras al lado del corral de partos y de otros animales adultos. Sospechan que era allí principalmente adonde las becerras se contagiaban la enfermedad. Luego, cuando mantuvieron el área de partos limpia y trasladando en seguida las becerras desde ese lugar, las tasas de infección de Paratuberculosis cayeron debajo de un 15% en los cultivos y por debajo de un 10% para las pruebas de ELISA.

 

La granja Brock Dairy rechazó 165 animales de un hato de 500 en el 2006, con 50 de estos animales rechazados mostrando signos de Paratuberculosis. Los investigadores de la Universidad Estatal de Michigan determinaron que el principal riesgo para la transmisión de la Paratuberculosis en la granja era la zona de partos. En consecuencia, los Brocks comenzaron a utilizar corrales de parto individuales en el establo durante el invierno y alojaron las vacas parturientas positivas a las pruebas de paratuberculosis en un área separada.

Otra área de transmisión de la enfermedad estaba representada por el agua acumulada en la superficie en las pasturas adonde estaban las novillas y las vacas secas. Desde entonces dichas áreas fueron alambradas.

Solo se suministra calostro proveniente de vacas negativas a las pruebas de diagnostico y si falta calostro se utiliza un sustituto del mismo. La cantidad de vacas positivas a la prueba de ELISA descendió desde un 13,5% en el 2005 a un 9,5% durante el 2009.

El Centro para la Capacitación e Investigación de la Universidad de Michigan había mostrado una tasa de infección de Paratuberculosis de un 2% o menos entre el 2003 y el 2007. "En esta granja una novilla no se junta con una vaca hasta que alcanza los 22 meses de edad" dice Bob Kreft, a cargo de esta granja experimental.

Pero en el 2008, la tasa de animales positivos a ELISA trepó un 5%. Aunque las 250 vacas del hato están bajo un estricto manejo para controlar la Paratuberculosis y todos los animales positivos son rechazados, el Centro se encuentra también expuesto a cientos de visitantes por año . Por eso es que la posibilidad de reinfección está siempre presente. Moraleja: la Paratuberculosis es difícil de erradicar y los programas de control deben ser permanentes.
 

See Comments

FEATURED IN: Dairy Today - March 2011
RELATED TOPICS: Espanol Version

 
Log In or Sign Up to comment

COMMENTS

No comments have been posted



Name:

Comments:

Receive the latest news, information and commentary customized for you. Sign up to receive the AgWeb Daily eNewsletter today!.

 
 
Enter Zip Code below to view live local results:
bayer
 
 
The Home Page of Agriculture
© 2014 Farm Journal, Inc. All Rights Reserved|Web site design and development by AmericanEagle.com|Site Map|Privacy Policy|Terms & Conditions