Práctico de desvasado - Hands-on Hoof Care

September 24, 2010 04:15 AM
 

Es un día frio en el Valle de San Joaquín en California, y el Dr. Jan Shearer está bien abrigado para poder pasar todo el día desvasando a las vacas lecheras.

En una lechería cerca de Hanford, Shearer les muestra a ocho empleados de la lechería la forma correcta de desvasar a una vaca. Tomado la pata les dice, en español, lo importante que es no desvasar de más.

“Es el error más común que se comete en el área del cuidado de las pezuñas,” nos dice Shearer, profesor y veterinario extensionista del ganado lechero de la Universidad de Iowa State.
“Aprender toma su tiempo y practica. Pareciera ser sencillo, pero una vez que uno tiene el cuchillo en la mano, es más complicado de lo que se piensa.”

Shearer es parte del programa Master Hoof Care Technician Program (técnico desvasador) desarrollado algunos años atrás por sus colegas Dr. Sarel van Amstel y Adrian González. Es un curso de tres días en donde enseña a los trabajadores de fincas lecheras como desvasar correctamente y a evaluar claudicaciones.

El curso fue ofrecido por dos clínicas veterinarias de la zona, Mill Creek Veterinary Services y Valley Veterinarians. Las lecherías que participaron tuvieron que pagar $500 por cada empleado que participo del curso dictado por Shearer esa semana.

El tiempo y el dinero empelados valen bien la pena, ya que una de las enfermedades más costosas en la lechería son los problemas de patas.

“Los animales con cojeras sufren si no son cuidados y tratados en forma regular,” nos dice Shearer. “Esto es en parte el por qué de este curso. Entrenamos a estos trabajadores de modo que traten estos problemas apropiadamente, haciéndolo lo menos doloroso posible, y generando un ambiente confortable para la vaca.”

Para Shearer, este curso, que ya fue dictado en varios estados, tiene un valor agregado.
“El bienestar animal es un tema muy importante en la industria lechera hoy día.,” nos comenta. “Las rengueras son una parte importante del mismo, por lo tanto tener un programa de cuidado de patas en una lechería, que sea aplicado tanto por desvasadores contratados como por personal de la lechería, es absolutamente esencial.”

Un objetivo del curso es enseñar a los trabajadores de fincas lecheras como reducir el sobre crecimiento de la pezuña, un gran contribuyente de las cojeras. Shearer también les enseña a los participantes a lograr simetría entre las parte de las pezuñas que reciben más peso. Esto significa hacer que la superficie este plana, así ambas pezuñas están estables.

Shearer aconseja tener cuidado de no desvasar de mas. “La presencia de mucha sangre nos está diciendo algo,” nos dice. “De todas maneras, algo de sangre es inevitable ya que estamos quitando tejido muerto, y para ello tenemos que llegar hasta el tejido vivo.”

El curso también les enseña a los participantes los nombres de las enfermedades de las patas y como tratarlas.

La frecuencia de desvasado “debe ser determinada por cada finca y cada región,” nos dice Shearer. “No hay una receta universal. También depende de cuánto se gasta la pezuña de cada vaca, y de la distancia que tienen que recorrer sobre piso de cemento.”

Shearer aconseja a los trabajadores de fincas lecheras que lo contacten para desarrollar un programa de cuidado de patas que cubra las necesidades de sus empleados y de la finca lechera.


PAUTAS EN EL CUIDADO DE PEZUÑAS

Rick Lundquist, consultor nutricionista y de manejo del hato lechero, nos da estas pautas para reducir las cojeras en las vacas de leche:

Manejo:

  • Mantenga a las vacas cómodas con un buen sistema de refrescado, como ventiladores y rociadores

• Minimice el tiempo en que las vacas están paradas proveyendo camas o sitios libres confortables.
• Minimice el tiempo en que las vacas están caminando o paradas sobre superficies de cemento. Coloque colchonetas de caucho sobre los pasillos si estos son de cemento.
• Minimice el tiempo en que las vacas están sobre superficies húmedas o barrosas y mantenga los pasillos limpios.
• Identifique a las vacas cojas lo antes posible y ponga en práctica en forma regular un programa de desvasado.
• Utilice un pediluvio, solamente si este está limpio y es cambiado frecuentemente.

Nutrición:
• Ofrezca una dieta bien balanceada con el forraje y largo de fibra apropiado.
• Ofrezca un producto que contenga Zinc orgánico aprobado para aumentar la dureza de las pezuña
• “Lo más importante con respecto a la nutrición es mezclar la TMR de modo que las vacas no puedan clasificar y elegir sus componentes,” dice Lundquist. “La clasificación y separación de componentes de la ración son los factores que más contribuyen a la aparición de cojeras en los hatos en los que se suministra TMR.”
• Mantenga una humedad alta en la mezcla de TMR para que los componentes se mezclen bien. Si coloca paja o heno de fibra larga en la TMR, asegúrese de que esté bien mezclado con el resto de los ingredientes si quiere que este haga efecto. Aumentar la frecuencia de alimentación ayudara también a reducir la clasificación y separación.


 

Back to news

Comments

 

Rate this News Article:

Spell Check

No comments have been posted to this News Article

Close