Aug 1, 2014
Home| Tools| Events| Blogs| Discussions| Sign UpLogin

Protocolos para Mastitis

February 26, 2014
By: Jim Dickrell, Dairy Today Editor
mastitis2 DTmay11
  
 
 

Nota del editor: Este es el primero de una serie de artículos sobre mastitis, protocolos de tratamiento y nuevas investigaciones.

La Administración de Alimentos y Drogas requiere que todas las fincas que utilicen un antibiótico con prescripción cuenten con una relación veterinario/paciente/cliente válida y con protocolos escritos de tratamientos.

Cumplimentar con dicho requisito legal es simplemente el primer paso en el uso apropiado de los antibióticos. Los protocolos son una herramienta crítica para el monitoreo y control de la mastitis, para la reducción del riesgo de residuos y finalmente para mejorar la salud de la vaca y del hato. Así lo dice Ron Erskine, veterinario y especialista en calidad de leche de la universidad de Michigan.

Erskine dice que "se necesita contar con un plan exhaustivo. La mastitis es aun la principal razón del uso de antibióticos en las vacas lecheras adultas. Además hay muchos costos inherentes a la mastitis- perdidas de leche, medicamentos, mano de obra, relapsos, inclusive perdidas embrionarias y cuestiones reproductivas.

"Antes que nada, los protocolos de tratamiento deben ser puestos a punto con su veterinario" dice Erskine. Deben incluir detalles tales como la identificación de la vaca, como se define un caso clínico de mastitis que requiere tratamiento, la limpieza de las tetas antes de suministrar el antibiótico, que hacer si el caso es un relapso de una infección previa, el registro del tratamiento y el tiempo de descarte de la leche.

Erskine dice que "los protocolos de tratamiento son mucho más que simplemente que droga utilizar, cuan seguido y a que volumen".

El cultivo es una herramienta importante al desarrollar los protocolos. Primero hay que determinar cuales microorganismos son la principal causa de mastitis en la finca. Las bacterias Gram positivas, tales como especies de Estreptococos, Estafilococos o casos nuevos (no crónicos) de Estafilococos aureus, tienden a responder mejor a los antibióticos comparados con otros patógenos.

"Existen dos razones importantes por lo cual fallan los tratamientos" explica Erskine.

La primera es debido a infeccionas crónicas que se repiten. Esto no es tanto culpa de la resistencia a la droga utilizada sino mas bien a cambios en el cuarto infectado que hacen que la droga no pueda alcanzar la bacteria.

La segunda razón para la falla del tratamiento es que algunos patógenos, tales como Prototeca, Pseudomonas e infecciones fúngicas tienen muy pocas chances de éxito al tratamiento. Otros patógenos, tales como E. coli, podrían haberse ya resuelto por si mismos y están camino a la auto curación.

El cultivo no es a toda prueba. De un 30% de las muestras no se podrá aislar ningún organismo. Y las muestras contaminadas solamente harán las cosas más confusas. Sin embargo, dice Erskine, "el cultivo puede ayudar a identificar las vacas a tratar, y cuales no tendrán buenas chances de responder a los antibióticos".

Los protocolos deben además identificar quien, en la sala de ordeño, toma la decisión de tratar y quien efectúa el tratamiento. Clave para todo esto es la capacitación (y re-capacitación) de los trabajadores.

Erskine dice que "desviarse de lo indicado en los protocolos es un problema real y es importante volver a capacitar al personal al menos un par de veces por año".

"Y esto asumiendo de que no hay recambio de personal" aclara. Algunas fincas lecheras tienen un 20 a un 30% de recambio anual, haciendo que los protocolos no tengan sentido si los nuevos empleados no se capacitan en su implementación.

Una vez que los protocolos están establecidos la única manera de saber si se están siguiendo los protocolos es monitoreando los resultados. Hay varias maneras de validar los protocolos.

La primera manera sería simplemente chequear los inventarios mensuales del número de tubos de mastitis empleados por mes. Chequeando los registros de tratamiento uno debería poder saber cuantas vacas fueron tratadas y cuantos tubos de antibióticos deberían haberse utilizado.

Esto solo no nos va a decir si los protocolos son los responsables de las curas clínicas. Para ello hay que chequear las tasas de repeticiones periódicamente.

Erskine dice que las "repeticiones son quizá la forma más simple de medir el éxito de los tratamientos", pero que "desafortunadamente muchas fincas no tienen mucha idea de cuales son sus tasas de repetición"

También hay que ver la tasa de relapsos a largo plazo. Catorce a veintiún días es muy corto plazo, dice, porque la mastitis puede revertir hacia una forma subclínica y no estar realmente curada. Luego, un mes o dos más tarde, otra vez reaparece como un caso clínico.

Erskine recomienda poner una banda en la pata de la vaca cuando es tratada por primera vez. Esta banda debe ser de un color diferente a la utilizada para indicar que su leche debe ser descartada. La banda de tratamiento debe permanecer en la vaca una vez que la misma retorne al hato en ordeño. Luego, si otra vez tiene mastitis, los empleados sabrán automáticamente que esa vaca ya había recibido tratamiento para mastitis con anterioridad.

Luego puede tomarse la decisión de tratar o no a esa vaca. Dice el experto que "muchas veces los trabajadores están cumpliendo con su labor de tratar las vaca; pero los encargados de la finca no están haciendo su parte puesto que no están monitoreando las repeticiones o chequeando los registros".

Para monitorear las tasas de curación también pueden utilizarse los recuentos individuales de células somáticas (SCCs) o la conductividad en-línea. "Si las vacas tratadas tienen un recuento linear de 3 o menos o un SCCs de 100,000 o menos, la probabilidad de una infección es muy baja" dice Erskine. "Pero al SCCs le toma un par de semanas en bajar. Luego de tres o cuatro semanas el SCCs debería estar bajo".

Resultados combinados del relevamiento

Un relevamiento de más de 600 productores de leche de Florida, Michigan y Pensilvania muestra buenas tasas de adopción de prácticas recomendadas para el control de la mastitis tales como sellado de pezones, uso de toallas individuales y terapia de secado de la vaca.

Pero los resultados además sugieren que los encargados de la capacitación en mastitis tienen aun margen para trabajar en otras áreas. "Comportamientos críticos, que se cree que pueden reducir la utilización improductiva de terapias con antibióticos para mastitis, tales como registro de todos los tratamientos (47%), revisión de los registros de tratamiento para identificar tratamientos previos (42%) y cultivo bacteriano de leche de casos de mastitis clínicas (15%) fueron reportados como ‘siempre o frecuentemente’ efectuados" asevera Ron Erskine de la Universidad de Michigan.

"Aunque un 73% de los hatos ‘siempre o frecuentemente’ aseguran un estricto cumplimiento de los protocolos de ordeño, solamente un 63% reportaron que capacitaban a los empleados" agrega Erskine.

Está claro que se necesita más capacitación, dado que un 38% de las respuestas dicen que las terapias naturales están entre las tres opciones tope para reducir el uso de antibióticos. Tratar las vacas con el régimen completo de dosis prescripta figuró solamente en un 35% de las respuestas.

El relevamiento fue efectuado por la Alianza para la Calidad de Leche (Quality Milk Alliance) con fondos del Instituto Nacional para Alimentos y Agricultura del Departamento de Agricultura (USDA).El objetivo de la alianza es reducir la mastitis en un tercio y el uso de antibióticos a la mitad en el transcurso de los próximos cinco años. Las universidades de Michigan Florida A & M, y Pensilvania están participando de este esfuerzo.

See Comments

FEATURED IN: Dairy Today - March 2014

 
Log In or Sign Up to comment

COMMENTS

No comments have been posted



Name:

Comments:

Hot Links & Cool Tools

    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  

facebook twitter youtube View More>>
 
 
 
 
The Home Page of Agriculture
© 2014 Farm Journal, Inc. All Rights Reserved|Web site design and development by AmericanEagle.com|Site Map|Privacy Policy|Terms & Conditions