Manejando las vacas caídas

May 4, 2014 09:26 PM
 
Dsc 0035

Estos protocolos pueden ayudar

Las vacas caídas son una realidad que ocurre en todas las fincas lecheras. No importa si usted tiene 300 o 3000 vacas.

El problema es que las vacas pueden quedar caídas en cualquier lugar. En las camas fijas; en los corrales a sitios libres; en la sala de ordeño; en los pasillos de salida; en los lavaderos de pezuñas; en los bretes.

En algún momento u otro hay que lidiar con esta realidad. Lo crítico es como enfrenta usted este tema. Qué es lo aceptable, un manejo humanitario, y qué es lo que está por afuera de los límites?

Mike Costin, veterinario de los servicios profesionales de Animart, ha efectuado una exhaustiva revisión de la bibliografía existente relacionada al manejo del ganado caído. Encontró poca información más allá de las generalidades.


Dairy Today red dot

Bonus Content

Link to additional protocols


Entonces el, junto con Kurt Vogel, especialista en lechería de la Universidad de Wisconsin en River Falls, se ha puesto a establecer protocolos específicos para el manejo de las vacas caídas. (Vogel recibió su doctorado de Temple Grandin, la renombrada especialista en bienestar animal).

Primero y ante todo, estos protocolos servirán como modelos. Las fincas deberán confeccionar sus propios protocolos específicos para sus lecherías dado que no existen dos establecimientos iguales, dice Costin.

Costin continua diciendo que deberá recorrer el establecimiento acompañado por su veterinario e identificar áreas problema; luego usted junto con su veterinario necesitarán escribir protocolos específicos para cada una de estas áreas.

Cada finca también debería identificar un equipo para lidiar con las vacas caídas. Costin dice que "para mover una vaca de 1.500 libras hay que contar con un equipo de gente". En consecuencia todas las fincas deberían contar con un equipo de cuatro personas identificadas por turnos que, en cuestión de minutos, puedan ser llamadas y estar en la finca para mover el animal".

"Estos deberían ser empleados de larga data, confiables, que lleven al menos un año trabajando en la finca" dice Costin. El equipo debe contar con un esquema de guardias con un supervisor a cargo que sea una persona calma y que tenga la autoridad suficiente como para tomar decisiones.

Costin continua diciendo que "mover una vaca caída no es un espectáculo deportivo. Solo deben estar allí presentes las personas que conforman el equipo de trabajo" Que haya otras personas presenciando agrega problemas de seguridad tanto para el animal como para los empleados, e incrementa el riesgo de que alguien pueda estar filmando lo que esta pasando.

Los miembros del equipo de trabajo deben contar con capacitación en las técnicas apropiadas para manejar los animales. Por ejemplo, se pueden utilizar cabestros o sistemas de correas para las caderas para ayudar a levantar a un animal. Pero los mismos no deben ser utilizados para mover a un animal. Para dicho propósito hay que utilizar cabestrillos que sujeten al animal tanto de adelante como de atrás.

Si el uso de un cabestrillo no es posible, entonces los animales deben ser trasladados montándolos en algún tipo de deslizador moviéndolos despacio hacia un área adonde se puedan recuperar.

Montar los animales dentro de una pala frontal es aceptable siempre y cuando las palas sean lo suficientemente grandes como para acomodar al animal. Algunos productores cuentan con palas especiales para este propósito que están recubiertas con colchonetas de goma.

El ultimo recurso, si el animal no puede ser movido en forma cuidadosa, es la eutanasia. Pero en los protocolos debe estar claramente indicado quien toma esta decisión, quien debe sacrificar al animal y como debe realizarse. Aun luego de realizada la eutanasia, el animal debe ser tratado con respeto. Dice Costin que "esto hace las cosas diferentes".

Costin y Vogel han desarrollado nueve protocolos para el movimiento de animales en varias situaciones. A continuación figuran dos, uno utilizando cabestros y otro mediante el uso de deslizadores. Otros protocolos, tales como para mover las vacas fuera de la sala de ordeño, del corral a sitios libres o de los pasillos, se encuentran como material de consulta extra a este articulo para ser consultados on-line en internet.

POS #1 – EL uso apropiado de un cabestro para las caderas

1. El uso de un cabestro para las caderas será una decisión de la persona a cargo en ese momento del Equipo para Vacas Caídas.

2. Se pondrá un bozal en la cabeza de la vaca para poder controlarla.

3. El cabestro para las caderas será colocado sobre los huesos de la punta de las caderas de la vaca caída.

4. El cabestro será amarrado a algo de manera tal que no se deslice dejando libre a la vaca cuando se aplique presión.

5. Se posicionará un mini tractor con pala frontal tan cerca como sea posible del tren posterior de la vaca con la pala elevada a la máxima altura para evitar lastimar a la vaca o a un empleado y de manera tal que la pala este directamente sobre el cabestro.

6. La pala será bajada hasta un punto que permita que el cabestro pueda ajustarse a la pala y que deje una brecha de 2-3 pies entre la pala y el tren posterior de la vaca.

7. El tractor elevará la pala hasta el punto adonde la vaca pueda pararse con las patas extendidas, pero no más alto.

8. La vaca podrá apoyar sus pezuñas y comenzar a soportar algo de su propio peso. Si la vaca está soportando algo de su propio peso, el cabestro y la pala pueden seguir allí para ayudar a estabilizarla por no más de 10 minutos.

9. Si la vaca no apoya sus pezuñas y, en consecuencia no está soportando algo de su peso, puede quedar colgando en esa posición pero por no más de 5 minutos; pasado ese tiempo la vaca debe ser bajada otra vez al suelo.

  • Bajo ninguna circunstancia hay que dejar a la vaca colgando completamente suspendida en el aire amarrada por el cabestro!
  • Bajo ninguna circunstancia hay que mover a la vaca desde un lugar de la finca a otro utilizando el cabestro!

 

POS #2 – Movimiento de una vaca caída utilizando un deslizador tipo trineo

1. Ubicar el deslizador hacia la espalda de la vaca tan cerca del cuerpo como sea posible (cuando sea posible ubicar el deslizador de manera tal que lo que primero haya que mover sea la cabeza de la vaca).

2. La vaca estará apropiadamente sujeta para prevenir lesiones a los empleados y al animal. Se pondrá un bozal en su cabeza y el mismo se amarrará en una pata trasera. Las pezuñas delanteras deberán estar amarradas entre si; lo mismo con las traseras. Esto evitará que patee y lastime a un empleado. Si fuera necesario y seguro para la vaca se podrá recurrir a la sedación / sujeción farmacológica. Para esto debe establecerse un protocolo especial junto con un veterinario.

3. Una vez apropiadamente sujeta, la vaca debe girarse sobre su lado hacia el deslizador.

4. Mientras esté en el deslizador la vaca debe ser arrastrada hacia el lugar deseado utilizando equipo pesado.

5. El conductor del equipo pesado conducirá a una velocidad que brinde garantías de seguridad tanto a los empleados como a la vaca. El equipo debe caminar no más rápido que a paso de hombre. Dos personas del equipo para las vacas caídas deben caminar junto al deslizador para asegurase de que la vaca no se caiga fuera del mismo.

6. Una vez que se haya arribado al destino, la vaca será girada de nuevo hacia su panza y luego fuera del deslizador.

7. Se remueven las sujeciones de las pezuñas.

8. Se desata el amarre de la cabeza con la pata y se saca el bozal.

Back to news

Comments

 

Rate this News Article:

Spell Check

No comments have been posted to this News Article

Close